Barrancabermeja Virtual - Opinión

Una celebración, 'muy a la barranqueña'.

Valoración del Usuario:  / 6
MaloBueno 

Por: Mario Torres Duarte.

 

Hace 24 años, y luego de que Colombia pasara a los octavos de final del Mundial de Italia 90, nuestra selección perdió, un sábado en la tarde con Camerún por cuenta de un confuso y rapidísimo gol del africano, el veterano Roger Milla, (conocido como 'la mancha negra') luego de un error del defensa y ex boxeador colombiano Luís Carlos Perea que le devolvió la esférica, innecesariamente, al arquero y 'maromero' René Higuita.

 

Finalizando la tarde me llamó una amiga de Barranca para decirme que "ese partido la FIFA lo había anulado porque el africano estaba drogado". Yo le dije que eso era rarísimo y que jamás había escuchado que un partido de un mundial o de cualquier otro campeonato se suspendiera por un motivo así, —si acaso al futbolista, nunca al partido—, le increpé a mi amiga, pero la mujer, con vehemencia, me juró mil veces que "era cierto".

 

Yo quedé con la duda, así que llamé a Antena Dos de RCN en Bogotá que fue, en ese momento, el canal radial de deportes que transmitió en directo el partido desde Italia.

Al preguntar —eso sí con vergüenza patriótica— sobre si era verdad lo que me acababan de decir, el tipo, al otro lado del auricular, se rió y me preguntó: —¿usted está llamando de Barrancabermeja?, no, llamo de Bogotá pero yo soy de allá, ¿por qué? le dije ruborizado de la pena, entonces se volvió a reír y me dijo, "es la llamada 456 que me hacen y todas vienen de su ciudad. Eso que le dijeron es pura y física carreta", entonces colgó.

 

Yo llamé de inmediato a unos amigos a Barranca y me di cuenta que andaban de farra celebrando ese falaz acontecimiento, así que pusieron el teléfono para que escuchara los pitos y la bulla de la apoteósica caravana que recorría toda la ciudad como si estuviéramos de carnaval, así que, por más que les insistí que esa información era falsa, los amigos andaban sordos y ya no valía la pena intentar el imposible de convencerlos.  La fiesta había comenzado y nada la iba a parar y todo por el chisme filtrado de algún anónimo dueño de estanquillo o licorera que regó como pólvora la noticia por una canal local de televisión, porque no se iba a quedar con sus decenas de botellas de aguardiente y sus cajas de cervezas sin estrenar todo por un mal partido de Colombia.

 

Por años estuve decepcionado por no haberle hecho caso a mi amiga compartiendo con mis coterráneos su estruendosa alegría. Al fin de cuentas, qué importaba si la noticia al otro día fuera falsa, si por unas horas fue cierta tanta felicidad.

 

A ver si este sábado volvemos los barranqueños a celebrar, pero esta vez al despertarnos del guayabo, sepamos que la mentira de hace 24 años esta vez sea una maravillosa realidad y continuemos la parranda que se inició, hace 24 años por las calles de nuestra ciudad, en una tarde italiana de partido fallido.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

 

Clinica San Jose
Colegio Los Andes
FacebookTwitterLinkedin