Barrancabermeja Virtual - Opinión

Mentiras y falacias.

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

Editorial El Medio Magdalena.

 

En estos últimos meses se ha generado un afán entre algunas personas de producir un estado de crisis e inestabilidad que no se veía en el municipio en muchos años. Ni siquiera en los años más duros de las diferentes violencias que ha vivido la ciudad, se podía percibir un interés tal por generar caos como el que algunas personas vienen promoviendo.

 

Es tal el afán de fomentar entre la comunidad la percepción de inseguridad y desorden que sin importarles las consecuencias sobre la gente inventan, exageran y tergiversan hechos sin ningún recato o responsabilidad con la población.

 

Y esto podría no pasar de ser una cosa más de las que pasan, de no ser porque Barrancabermeja está sufriendo por la crisis petrolera que ha significado desempleo, cierre de empresas y negocios y disminución del recaudo de impuestos locales, y este tipo de acciones lo que ocasionan es profundizar la crisis local y generar más sufrimiento a la gente.

 

En este sentido cuando se reparten sin prudencia o responsabilidad afirmaciones erróneas o exageraciones se provoca un estado de desinformación tal que se generan expectativas equivocadas entre la gente, que con el tiempo solo producirán decepciones para la misma comunidad, pues siendo mal informada más temprano que tarde sufrirá las consecuencias por atender esas mentiras y exageraciones.

 

Y es que abundan esas falacias y engaños, es así como se señalan deficiencias futuras e inexistentes o problemas y trabas supuestas, como restricciones en los servicios de salud o dificultades en los proyectos de la administración municipal, que son distribuidas entre la comunidad que muchas veces las creen como verdades en medio de los chismes y especulaciones que abundan por la ciudad, y lamentablemente en medio de la crisis petrolera que vive el municipio se ahonda la incertidumbre entre la población y en nada aportan a la solución de los problemas de la gente.

 

La realidad del municipio requiere dejar de lado las simulaciones y los engaños que se propagan en las esquinas y en los medios virtuales de comunicación, pues desvían a la opinión publica de los verdaderos problemas de Barrancabermeja, más bien es necesario reconocer que hay una crisis económica producto de una industria petrolera deprimida y decaída que ha generado que los barranqueños tengan cada día menos opciones de empleo, que los negocios y comercios tengan cada vez menos clientes, que las empresas abandonen la ciudad, y el municipio recaude menos impuestos.

 

Pensar o siquiera considerar que esta situación se va a solucionar de la noche a la mañana o que un cambio de gobierno va a remediar los problemas sociales o económicos productos de esta situación es ingenuo e inocente, y este tipo de ideas solo buscan beneficiar a aquellos que pretenden pescar en rio revuelto, buscando un beneficio particular.

 

En este momento es indispensable dejar a un lado las soluciones simplistas que algunos propagan, exagerando y mintiendo al afirmar sin hechos que respalden su retórica cargada de resentimiento, y es necesario que la comunidad reconozca la problemática y acompañe a las instituciones del Estado en el planteamiento de soluciones reales a los problemas públicos.

 

Las inversiones realizadas desde la administración municipal en educación, deporte, y vías, así como los proyectos de vivienda e infraestructura junto con los avances en temas como alcantarillado, formulación del POT, atención al sector rural, son un buen contexto para enfrentar la situación económica local pero es necesario generar confianza y desechar la inestabilidad con el propósito de que toda la comunidad se concentre en resolver las dificultades existentes en vez de seguir generando nuevos problemas.

 

La gente debe tener claro que no hay soluciones mágicas a lo que sucede en el municipio, ni que en un abrir y cerrar de ojos todo va a mejorar, y aquellos que plantean que hay responsables individuales de lo que sucede o que desestabilizando a la ciudad se va a mejorar la situación pueden terminar por ocasionarle a la comunidad más problemas que soluciones.

 

La población debe estar alerta y escuchar a quienes proponen soluciones verdaderas y concretas a los problemas y dejar de lado a aquellos enfrascados en distribuir chismes, groserías y mentiras, que solo buscan un beneficio personal y que realmente no quieren el bienestar colectivo.

 

Desestabilizar y polarizar el municipio a punta de mentiras y falacias no beneficia a la gente, solo ocasiona que la comunidad quede cada vez más expuesta a los efectos de la situación económica actual y que se agudicen los problemas.

 

Barrancabermeja requiere del esfuerzo y el sacrificio de todos para enfrentar y sacar adelante a la ciudad, las voces disonantes y discordantes son necesarias desde que aporten con reales soluciones a los problemas, y dejen de desinformar y confundir a la comunidad, engañándola sin vergüenza, para que la gente pueda realmente conocer la situación actual y enfrentar de la mano de las instituciones públicas los problemas.

 

Clinica San Jose
Colegio Los Andes
FacebookTwitterLinkedin